Los Principios Del Buen Diseño

Obviamente no existe una formula mágica que explique de forma racional las características de un buen diseño, pero si podemos partir de una serie de ideas fundamentales sin las cuales es complicado desarrollar un diseño memorable. Se trata de algunas cuestiones generales que pueden aplicarse a las diferentes disciplinas ligadas al diseño, aunque en cada una de de ellas influyan también otros factores específicos.

Nuestras fuentes principales para establecer las características principales del buen diseño son Los diez mandamientos del buen diseñador de Dieter Rams y el libro Los elementos del Diseño de Timothy Samara. Hemos extraído las ideas principales de ambos textos para conformar nuestra propia relación de fundamentos del buen diseño, en la que también ha influido nuestra experiencia práctica. Es importante tener en cuenta que las reglas están para ayudarnos, pero según las circunstancias puede ser conveniente romperlas, todo depende de las características del proyecto y de nuestra propia intuición creativa.

1. Ten un concepto

1

“Si no hay mensaje, ni historia, ni idea, ni narración, ni experiencia útil, no es diseño” Con estas palabras Timothy Samara evidencia la importancia del concepto en el diseño. Cuando abordemos cada trabajo éste debería ser el factor fundamental que dirija nuestras acciones posteriores. No hay mayor error que comenzar a diseñar sin plantearnos qué ideas debe trasmitir nuestro diseño sobre el servicio, producto o cliente para el que estemos trabajando. Esta es la espina dorsal de todo proyecto creativo, sin un concepto, por mucha calidad estética y técnica que le demos el resultado quedará hueco.

2. Diseñar es comunicar no decorar

545841194963774

Se trata de una idea íntimamente ligada a la anterior, puesto que cuando diseñamos sin ideas caemos en el esteticismo y no pasaremos de lo decorativo. El buen diseño debe trasmitir y utilizar sus recursos para comunicar. De nuevo Samara lo explica de forma brillante: “Está muy bien experimentar con figuras, detalles y efectos alucinantes, pero si solo pegas por todas partes sin considerar su significado y cómo subrayan o debilitan el mensaje, acabarás con una mescolanza de cosas raras que ya no se puede llamar diseño.”

3. Universalidad y atemporalidad

800px-coca-cola_logo_svg1

El buen diseño es ajeno a las modas y las tendencias, si te limitas a seguirlas, verás lo rápido que tú trabajo queda obsoleto y desfasado. El diseñador debe tratar de encontrar la perdurabilidad de su trabajo y que los mensajes comunicados puedan llegar a todo el mundo, independientemente de factores como el sexo, la nacionalidad o la religión. Como es evidente esto no es fácil, pero cuanto más cerca estemos de lograrlo, más cerca estaremos de realizar un diseño memorable.

4. Versatilidad

london_underground_logo

Un buen diseño debe tener la capacidad de adaptarse a diferentes medios y aplicaciones. No importan las expectativas iniciales, si el diseño es capaz de amoldarse a las diferentes situaciones ante las que se tendrá que enfrentar funcionará.

5. Simplicidad

worldways

Esa frase tantas veces repetida de “menos es más” puede sonar a dogma estético limitado, pero la realidad es que funciona. Cuanto más fácil le hagamos al espectador la comprensión de nuestro mensaje más cerca estaremos del buen diseño. Pero no nos equivoquemos, la sencillez requiere de un trabajo todavía más arduo que la realización de complejas composiciones barrocas. Samara nos dice acertadamente: “Realza el significado de lo que ya tienes, no lo llenes de porquería. Si la idea está clara sin necesidad de añadir nada, es innecesario recargarla; si la idea no esta ahí y además no interesa visualmente, añadir algo más es hacer mucho ruido para pocas nueces”

6. El buen diseño es innovador

rios1

Según el efecto von Restorff una de las mejores formas de promover el recuerdo consiste en hacer algo diferente, y precisamente una de las pretensiones del diseño debe ser perdurar en el recuerdo. La innovación aporta mucho en este sentido, si lo único que hacemos es imitar y repetir lo que ya han hecho otros difícilmente seremos capaces de captar la atención del espectador.

7. El buen diseño ayuda a que se entienda un producto

leicaivy

Tal y como señala Dieter Rams en sus mandamientos, un objetivo básico del diseño es fomentar la comprensión del contenido. Debemos hacer lo posible para que el diseño motive la comprensión del mensaje y el producto.

8. El buen diseño hace que un producto sea útil

ipod-nano

Todo diseño debe cumplir algún propósito, ya sea éste informar, convencer, entretener, motivar, emocionar, o cualquier otro. El buen diseño ayuda a cumplir este  propósito y a que se cumplan los tres objetivos fundamentales de toda presentación.

9. Cuida los detalles

envi_renew

Todo buen diseño debe cuidar el más mínimo detalle: tipografías, colores, formas, composición… deben responder a una exhaustiva planificación basada en el concepto y la pretensión de comunicar.  Naz Hamid escribió un interesante artículo sobre esta idea recientemente: Design is in details

Enrique es un experimentado diseñador gráfico y Web defensor del libre contenido en internet, experto en nuevas tecnologías y sus posibilidades creativas. Pasa gran parte de su tiempo explorando la red e investigando para encontrar la información que merece la pena conocer.

 

If you liked this article, please help spread the news on the following sites:

  • Bump It
  • Blend It
  • Bookmark on Delicious
  • Stumble It
  • Float This
  • Reddit This
  • Share on FriendFeed
  • Clip to Evernote